Manifestaciones como esta en Los Ángeles en marzo generó conciencia y llamó para el fin del odio mientras aumenta la violencia contra personas de origen asiático. | Foto: Ringo Chiu/AFP/Getty Images

Los asiáticos americanos en NELA hablan de los delitos de odio contra los asiáticos

2021 April Editions

Por Indie Lau y Anthony Solis Sierra

Leer en inglés

Traducido por Eduardo Garcia y Nicole Ríos

Mientras comunidades a través de los Estados Unidos continúan a luchar en contra de los delitos de odio contra personas de origen asiático, los asiáticos americanos en NELA han sido asustados — pero no sorprendidos — por la virulencia y la violencia.

“Yo sabía que se iba a intensificar hasta el punto en que los asiáticos americanos iban a ser heridos”, dijo Mia Livas Porter, una filipina americana quien está involucrada en la política demócrata local y estatal y está postulándose para la posición del distrito 51 de NELA en la asamblea estatal. Porter se refirió a la retórica del expresidente Trump, quien culpó a los chinos por la pandemia. “Para mi, fue como vivir en una olla a presión en que uno está esperando hasta que algo se reviente y explota”, dijo Porter.

Cyndi Otteson, un residente de Eagle Rock coreana americana también temió lo peor. “Pienso que todos estábamos esperando una gran tragedia o momento como esto”, dijo Otteson, la ex vicepresidenta del consejo comunitario de Eagle Rock (ERNC por sus siglas en inglés) y ex candidata para el consejo municipal del distrito 14 de NELA. “Estoy profundamente entristecida y no más decepcionada porque sabíamos que esto iba a ocurrir”.

Leanna Lin Fong, una china americana quien es dueña de Leanna Lin’s Wonderland en Eagle Rock, también expresó tristeza en enfrentarse a los delitos de odio contra personas de origen asiático. “Sinceramente, he estado tan abrumada con todo que ha pasado, ni sé si he estado procesando todo”, dijo Fong.

El miedo por la seguridad propia ha aumentado junto con el número de incidentes de odio. Porter dijo que empezó a tomar clases de Krav Maga para aliviar sus preocupaciones. Otteson reportó que se siente ansiosa en público. “No me siento segura caminando sola, y la mayoría del tiempo tengo la mascarilla y gorra puesta, y la gente no pueden ver cuál raza soy”, dijo ella.

Adultos mayores de origen asiático se sienten especialmente vulnerables ya que varios de los ataques han sido contra personas de la tercera edad. Nora Tomase, una ciudadana mayor de ascendencia filipina en NELA, dijo no haber sido afectada significativamente por el incremento del odio anti-asiático, pero hay un gran presentimiento que “lo que les pasó a ellos nos puede pasar a nosotros”.

Margaret Irwin, directora del comité de adultos mayores para el ERNC, recomienda que adultos de la tercera edad traigan silbatos con ellos cuando salgan para que puedan pedir ayuda si lo necesitaran.

Jan Lin, profesor de sociología en Occidental College cuya familia emigró a los Estado Unidos desde Taiwan cuando era un niño, señaló que la retórica anti-china es mayormente anti-asiática, ya que los “perpetradores del racismo” no distinguen ni entre etnias ni nacionalidades. En efecto, los comentarios de Trump acerca del “virus chino” y la “kung influenza” hicieron de todos los asiáticos posibles blancos.

Para hacer las cosas aún más complicadas, el odio dirigido hacia los asiáticos americanos se entrecruza con el odio hacia la mujer, una dinámica que fue manifestada especialmente en el tiroteo en Atlanta el 16 de marzo en el cual seis de las ocho personas asesinadas fueron mujeres de ascendencia asiática. “Hay misoginia y racismo al igual que inestabilidad económica cuando se habla sobre el estatus de la mujer o tokenización [el acto de desvalorar y reemplazar como un objeto de posesión] hacia la mujer asiática”, dijo Otteson.

Similarmente, la violencia anti-asiática y la violencia anti-afrodescendiente están interconectadas, las dos siendo facetas de la supremacía blanca, dijo Otteson.

Oficiales electos han hablado en contra de los ataques anti-asiáticos. En el consejo del distrito 1 de NELA, un miembro del consejo de la ciudad, Gil Cedillo, denunció los ataques como racistas y puso en marcha un esfuerzo para proveer una mejor protección, recursos educativos y medidas políticas para acabar con la violencia actual — y prevenirla en el futuro.


Indie Lau, Anthony Solis Sierra, Eduardo Garcia y Nicole Ríos, estudiantes en Occidental College, son participantes el NELA Neighborhood Reporting Partnership, una colaboración entre el Boulevard Sentinel y The Occidental.  


Favor de supportarle el periodismo local del Boulevard Sentinel.   

Please help the Boulevard Sentinel make it thru the Pandemic

$
Select Payment Method
Personal Info

Credit Card Info
This is a secure SSL encrypted payment.

Donation Total: $20.00 One Time

 

Share the News

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.